María Elena Walsh para todos

d5e4215886ead8bc25fdd77f87d062ad.jpg

La riqueza de la obra de María Elena Walsh fue la musa inspiradora de esta muestra tan atractiva como disparatada. El «reino» de la escritora se pone al alcance de los niños a través de un paseo lleno de color e ingenio.

La muestra se divide en dos grandes módulos: un sector biográfico, con detalles de la vida de la autora y la geografía de su obra, y otra sección dedicada a activar la creatividad de los niños a través de la elaboración de un libro propio.

En María Elena Walsh para todos hay libros que comen, palabras que son juguetes, desafíos y acertijos. Los visitantes pueden tocar, armar, pintar y jugar con la obra escritora. La idea es generar un acercamiento distinto del niño con el libro: pueden apretar el libro blando, asomarse al libro profundo, sentarse en el libro cómodo y comerse un fideo del libro nutritivo. También pueden conocer la biografía del Mono Liso y de la Reina Batata.

Uno de las estaciones más atractivas es Bibliotelandia, una gran biblioteca donde habitan libros-juego que por fuera parecen viejos y guardados, y por dentro, tienen un gran colorido que contrasta. Cada uno de estos libros abriga un poema y un juego que sólo puede ser resuelto a través de la lectura y comprensión del texto.